Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Irina Volkova
Miér Dic 11, 2013 3:42 pm por Rustam Vasliev Argon

» REGISTRO DE PB (AVATARES)
Miér Dic 11, 2013 3:37 pm por Rustam Vasliev Argon

» SERÁS MÍA, ÁNGEL
Jue Oct 03, 2013 5:53 pm por Anais Bonham

» Una mezcla explosiva si añadimos un ingrediente más. [SOFY]
Jue Jul 04, 2013 5:22 pm por Sofy Argón

» Sensaciones extrañas [Thomas]
Dom Jun 30, 2013 2:25 pm por Thomas Lauper

» Bienvenida al infierno [Anaïs]
Sáb Jun 29, 2013 2:25 pm por Anais Bonham

» I WANNA DO BAD THINGS WITH YOU [Rustam]
Sáb Jun 29, 2013 1:56 pm por Rustam Vasliev Argon

» Atada a las cadenas de mi oscura habitación [Anais]
Jue Abr 18, 2013 9:21 am por Anais Bonham

» Una Tarde a solas? (Alex M )
Jue Abr 04, 2013 4:22 pm por Melissa Picardy

AFILIACIONES

Una Tarde a solas? (Alex M )

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Jue Ene 03, 2013 6:17 am

Por mucho que suplicase yo no estaba dispuesto a escuchar. La oscuridad poco a poco se cernía sobre mi, apoderándose de mi cuerpo. Ya no me importaba en absoluto ser un caballero. Me importaba una mierda herirla. Ahora lo único que quería era mi propio disfrute y lograr obtener mi principal objetivo, su alma.
Sus súplicas no tardaron en convertirse en ruegos. Rogaba que la hiciese mía. Que la poseyera en la ducha, sin preámbulos. Mis dedos, jugueteando todavía en su sexo, completamente lubricado y húmedo pedían más, y ¿quién era yo para negarme? Saqué con rapidez mi miembro de su ano. Le dí un fuerte azote en una de sus blandas y suaves nalgas.
La tomé por los hombros obligándola a girarse, sin apenas darle tiempo a hablar o a reaccionar, la besé introduciendo con salvajismo mi lengua en su boca, hasta su garganta, besándola con fuerza, con salvajismo. Como si fuese todo un animal. Mientras lo hacía, mis manos se iban directas a su culo, la alcé, elevando sus pies del suelo, sus piernas rodearon mi cintura, apresando mi cuerpo junto al suyo. La empujé hasta que su espalda chocó contra la pared. Dejó escapar un jadeo descontrolado. Separé mis labios de los suyos, y con mi mano llevé mi miembro hacia su cavidad, el cual introduje sin demora. Sin delicadezas, sin preámbulos. De golpe. Con fuerza. Con furia y con ganas. Tenía unas ganas locas y desesperantes de hacerla mía. Sonreí de lado. Comencé a embestirla con fuerza, sin piedad. No me importaba si le dolía. No pensaba en ella. Estaba más ocupado complaciéndome a mi mismo con mis deseos descontrolados. Quería poseerla, salvaje. Este yo no entendía otro modo de hacerlo. Sus labios me vuelven loco. Disfruto besándolos, suaves, tentadores. Los recorro con mi lengua, delineando su forma y su textura. Los muerdo, atrapando su labio inferior entre mis dientes, y no me doy cuenta de lo fuerte que he mordido hasta que veo que una pequeña herida comienza a supurar sangre.
En ningún momento dejo de embestirla, con una fuerza exagerada, logrando que mi miembro la llene por completo. Llegando éste a lo más hondo de su ser. Gracias a su poco peso puedo moverla a mi antojo, con mis manos en sus nalgas, hago que se mueva en círculos, resultando temiblemente placentero. Parezco una bestia, pero no me importa. Sólo puedo seguir moviéndome en su interior, con frenesí, sin parar. Jadeando, gimiendo, escuchando sus gritos desesperados, sus jadeos, sintiendo la fuerza de sus dedos clavándose en mi espalda. Puedo adivinar que, si clava sus uñas, me arañará con fuerza. Y eso no me desagradaría. Una mezcla de dolor y placer resulta terriblemente exquisita. Siento el sudor recorriendo mi cuerpo, ni siquiera el chorro de agua es capaz de calmar mi calor. La temperatura de mi piel se eleva por momentos. Resulta desesperante. Llevo mis labios a su cuello, lo beso con frenesí y lujuria, y la miro a los ojos, sonriendo de lado, mirándola de una manera peligrosa. Ella gime, y gime, y no para de gritar mi nombre, lo que consigue aumentar mi ego y mi deseo, el cual se va superando cada vez con creces. Mi respiración es entrecortada pero no me impide hablar. Acerco mis labios a su oreja, muerdo su lóbulo, y juego con mi lengua en ella. Después, susurro muy suavemente - ¿qué estarías dispuesta a darme para que siga complaciéndote así? - pregunté con una voz demasiado tentadora e irresistible. Sé que probablemente no entiende mi pregunta. No le encuentra ningún sentido. Pero tiene más del que ella pueda imaginar. Todo. Esa es la respuesta que debe dar. Entonces gemí con fuerza. Joder! Estaba jodido. Muy jodido. Me desesperaba. Mi miembro seguía embistiéndola, como si su intención fuese perforarla. Lo sentía llegando a lo más hondo de su ser, su cuerpo me recibía con devoción, mis manos se deleitaban con sus nalgas, las cuales apretaba con fuerza, a pesar de que, de vez en cuando las llevaba a sus pechos, y pellizcaba duramente sus pequeños y rosados pezones, hasta que estos se hinchaban y adquirían un tono más oscuro. Estaba a punto de correrme. Quería sentir todo mi semen recubriendo mi miembro en su interior. Quería llenarla con mi leche y que justo después me otorgase su alma.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Jue Ene 03, 2013 8:14 pm

En un segundo todo era confusión.. menos mis emociones.. mi sentidos.. los movimientos de el son rápidos.. demasiado como pasa saber bien que estaba haciendo.. sentí mi espalda fría.. demasiado como si un hielo estuviera sujeto a mi espalda.. pero no era así.. el Frió azulejo no dejaba de calarme.. hasta que sentí su beso.. salvaje fuera de cualquier emoción que antes hubiera sentido.. no es como los besos que me daba anoche.. pero tampoco me sentía poca cosa como ayer.. hoy me descubría deseosa de todo esto.. de estar revolcándome con un perfecto desconocido que sin saber porque.. ahora me estaba llevando a la gloria.. Un estremecimiento paso por lo largo de mi espalda.. tal vez el frió.. o ese beso que aun me tenia descontrolada.. mis piernas se amarraron al contorno de su cuerpo.. y de un momento a otro su ser estaba en mi.. Grite ahogadamente porque sus besos me hacían callar.. mis manos se sujetaron con fuerza de sus hombros.. no quiero caerme y no quiero dejar de sentir su cuerpo.. su piel.. mi espalda choca con fuerza contra los azulejos pero no me duele.. o eso es lo que creo.. no se porque me es placentero.. mi cuerpo hierve con fuerza y aunque no se a bien que hacer.. es mi cuerpo el que solo reacciona arqueándose con mas fuerza hacia el.. mi pierna se desenreda de su cuerpo.. pero en seguida toma fuerza para enredarse nuevamente.. y es cuando siento con mas profundidad.. su embestida.. gimo.. casi lloro por el placer que se siente.. y son sus labios los que me consuelan.. so bruscos.. oscos.. se que no debería de besarme así.. pero así los puedo sentir mejor.. me sentí adormilada.. y mi cuerpo siente calambres recorriendo cada milímetro de mi.. es demasiado rico.. pero abrumador.. tengo miedo.. miedo de que me parta en dos.. de que me haga daño con su brutalidad.. pero no quiero que se detenga.. lo necesito (?).. un sabor a sal llena mi boca.. es mi sangre lo se.. sentí como se desgarraba mi labio cuando el lo mordía.. pero la anestesia de sus caricias hicieron que no le prestara atención.. hasta ahora.. que el salado sabor esta por toda mi boca..
-Estoy sangrando?..-
Alcance a decir entre sus arremetidas y sus besos desenfrenados.. sus manos me apresa.. y su cuerpo me sepulta contra el azulejo.. mis músculos están rígidos.. tensos por las sensaciones y mi mente no esta aquí.. esta viendo la escena desde fuera.. y es demasiado excitante.. ver como su cuerpo cubre el mio.. y nos movemos.. lamo mi labio.. tratando de quitar la sangre que sale de el.. y mis uñas se adhieren a su espalda.. sintiendo como su piel se abre ante la fuerza.. o eso es lo que imagino porque tengo los ojos cerrados.. evitando perder la concentración y ayudándome a olvidar que me esta comenzando a doler la espalda.. y las piernas.. o mejor dicho entre mis piernas.. no es como ayer.. ayer me dolió mientras entraba y después se volvió en una suave sensación de humedad.. pero hoy no.. hoy fue una sensación diferente salvaje.. pero con mas fuerza en mi interior.. mis músculos se contraen con mas fuerza.. y cada que lo siento salir.. se aprietan aun mas.. el vació que deja por segundos es doloroso.. mi boca se queja gime.. con fuerza y comienzo a gritar su nombre.. no puedo decir mas .. porque el sentirlo así es algo definitivamente sublime.. mi cuello da paso a sus besos.. pero mi boca sigue sin poder contener los gemidos y los jadeos que de ella.. sale.. es como si llorara.. pero es porque quiero seguir así junto a el.. abro los ojos encontrando los de el mirándome.. esos ojos verdes que me sedujeron desde que entraron en el bar.. me pierdo en ellos.. su boca es una gloria.. y me desquicia.. no es el mismo de anoche.. ni el mismo que en la mañana me cubrió con una de sus ropas... es diferente malvado.. cruel.. pero estoy dispuesta a soportar lo que de el venga y mas siendo.. esto.. Gimo de nuevo.. DIOS!! no podría dejar de hacerlo.. es un bruto que me hace desear que me mate.. su voz ronca pero aterciopelada.. inunda mis sentidos.. "¿qué estarías dispuesta a darme para que siga complaciéndote así?" de pronto esas palabras hicieron un click en mi mente.. abrí los ojos.. mire los suyos.. había perversidad.. maldad en ellos.. y por primera vez en el corto tiempo que llevábamos.. de conocernos.. tuve miedo.. pegue mi rostro contra sus hombros..
-No lo se..-
Apenas un hilo de voz había salido de mi boca.. no podía decirle que todo.. porque no se si es que estoy consciente de lo que eso puede implicar.. hundí mucho mas mi cara sobre sus hombros.. y estúpidamente comencé a llorar .. solo derramaba lagrimas.. y mi ya entrecortada respiración no dejaría notar que estaba llorando.. que pretendía el.. es una especia de tratante de blancas.. había perdido mi virginidad con un hombre que me estaba entrenando para complacer a mas hombres? es por eso que me preguntaba esas cosas..?
-No quiero ser de nadie mas.. que no seas tu.. por.. por favor..-
Temblorosa mi voz salio con miedo de mis labios.. mi cuerpo ya no le correspondía pero aun sentía como era llenada por el.. y lo disfrutaba.. aun estaba húmeda y deseosa de que el orgasmo apareciera de un momento a otro.. podía sentirme poco a poco mas lánguida y con esa sensación de saciedad en mi cuerpo.. pero con miedo.. lo que decía era.. que no quería que me compartiera.. pero.. no se que entendería con lo que había salido de mi boca.. me apresure a besar su hombro y su cuello.. lo mordí.. con suavidad succionando parte de su cuello.. hasta que el orgasmo llego a mi y me arquee dejando que su miembro se hundiera por completo en mi.. mis brazos lo sujetaron con mas fuerzas.. y mis piernas se abrieron un segundo.. por sentir ese tirón entre ellas.. esa sensación húmeda.. que después se llevaría todas mis fuerzas.. trate de volver a sujetarlas a su cintura aunque me temblaban y eran mas mis brazos los que me sujetaban a el..
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Sáb Ene 05, 2013 11:34 am

No lo sé.

Menuda mierda de respuesta. Desde luego no era lo que yo esperaba. Mucho menos lo que yo necesitaba para poder hacerme con su alma. Era pronto quizá, pero no quería esperar más. No podía negar que la humana me servía para apaciguar toda la tensión sexual que sentía recorriendo mi cuerpo. Pero entonces mi ego fue mucho más en aumento cuando dijo que no quería ser de otro que no fuese yo. Una sonrisa divina se asomó a mis labios. Entonces con furia moví mi miembro mucho más rápido en su interior, cualquiera podría haber pensado que con mis embestidas destrozaría su delicado cuerpo. No tardé en llegar a la cumbre del placer, logrando alcanzar un pleno orgasmo y corriéndome en su interior. Sentía como mi miembro se vaciaba dentro suyo.
Lentamente me fui separando de ella, atrapé sus labios entre los míos, y besé sus labios con ferocidad y pasión, devorándolos, como si fuese a comérmela entera en ese justo momento. En cuanto ella necesitó recobrar el aire, me separé de ella. Jadeando, gruñendo. Por algún extraño motivo, a pesar de que no sentía nada por ella, lo cual no era de extrañar en alguien como yo, me encantaba el sabor de sus labios, más cuando al besarla podía saborear el agradable sabor de su sangre, causada por mis propios dientes al morder sus labios. La miré fijamente a los ojos. Mi mirada era sombría, penetrante. Dejé que sus pies tocasen el suelo y que se quedase de pie. Tomé una de las toallas del baño y recubrí su cuerpo con ella, hice lo mismo con otra y cubrí mi cintura.
Entonces, la tomé de nuevo en brazos, era consciente de que podía andar por su propio pie, pero tenía la certeza de que era mía. De que me pertenecía. Y actuaba como si pudiese escaparse de un momento a otro. Cosa que no quería.
La llevé de nuevo a mi cama. Dejé que tendiese su cuerpo sobre el mullido colchón. Lentamente me fui recostando a su lado. Fui introduciendo poco a poco mi mano por debajo de la toalla, haciendo que está fuese descubriendo su cuerpo desnudo. Mis dedos recorrían su vientre, acariciándolo. Sonreí y miré sus ojos. - ¿Entonces... - comencé a decir. - no deseas a nadie que no sea yo? - pregunté. Asintió. Aunque no hubiese sido necesario preguntarlo. Por su mirada y su forma de sonrojarse podía notarlo. Sabía que me entregaría todo cuanto yo le pidiese.
- ¿Serías capaz de hacer por mi cualquier cosa? - pregunté mientras me ponía sobre ella, y sin apoyar mi peso sobre su cuerpo, recorría su piel con mis labios, humedeciéndola. Lentamente, muy suavemente. Podía extrañarle mi actitud. Hubiese pensado que era un tipo bipolar. En ratos era simple y sencillo, delicado, y en otros era duro y parecía que incluso la forzaba. No importaba.
Ella me deseaba. Y para su desgracia un demonio nunca se siente satisfecho del todo en cuanto a sexo se refiere. Podríamos estar haciéndolo mil veces que no me cansaría. Seguí besándola muy lentamente, moviendo la toalla, hasta que finalmente su cuerpo desnudo quedó totalmente expuesto a mis ojos. Lo observé deleitándome con su perfección.
Besé sus pechos, lamí sus pezones, los cuales aún se veían algo hinchados. Descendí lentamente por su vientre, lentamente, besando su ombligo y hasta llegar a la zona recubierta por su leve vello dorado. Casi imperceptible.
Mis labios rozaban sus labios vaginales, sentía que su cuerpo se ponía tenso, sus músculos se contraían y sus manos se aferraban a las sábanas con fuerza. Entonces susurré entre labios haciendo que mi aliento rozase su clítoris, el cual parecía estar ardiendo.
- ¿Serías capaz de darme cualquier cosa? - pregunté y mientras esperaba por conocer su respuesta, mis labios besaban su clítoris y estos se abrían dando paso a mi lengua, la cual jugueteaba con su sexo sin temor, sin parar. Quería que se corriese mil y una veces en el día de hoy. Quería ser el único hombre que la había poseído, y deseaba que ningún otro lo hiciera.
Deseaba tomarla de mil maneras distintas, buscando mi propio placer, mi beneficio, pero también buscando complacerla, de un modo que sabía que cualquier otra persona no podría igualar. Ni siquiera era comparable lo que un demonio puede hacer sentir a una mujer como ella.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Sáb Ene 05, 2013 4:07 pm

Apreté mis manos con fuerza, sin soltarme de el.. no podía dejar que mi cuerpo se perdiera por completo.. porque tenia miedo.. miedo de que decidiera compartirme con alguien mas, lo quiero a el solo a el, a nadie mas que pueda tocarme, respiraba con dificultad el y su cuerpo era lo único que me mantenían consciente porque en verdad yo ya no vivía mas, estaba muerta de pasión, de deseo.. de lujuria o locura por lo que el me hacia.. me embestía aun mas y mi espalda sentía mas y mas las formas del azulejo a mis espalda.. y mis piernas se a calambraban donde se unían ambas.. es el orgasmo.. lo había sentido por primera vez esta noche con el.. y lo había deseado desde que mire que aun estaba a un lado en la misma cama.. que los dos estábamos juntos.. no es un sueño ahora lo se.. mis sueños jamas son tan grandiosos como lo que el me hace sentir.. mordí con lentitud su hombro acallando un poco mis gritos que en verdad ya no me importaba quien los escuchara.. soy de el.. no puedo negar lo y no quiero negar lo.. solo espero no estar haciéndome falsas ilusiones.. mis piernas se sujetaron con mayor fuerza o al menos lo intentaban.. el escalofrió y la sensación de calambres que recorrían mis piernas fueron subiendo mas y mas por mi espalda y mis pechos se hincharon al sentir el frió azulejo contrastando con el cálido cuerpo de Alex.. pase mis brazos por debajo de los suyos.. abrazándolo como una niña pequeña que tiene miedo.. y al sentir ese calor que su cuerpo dejaba correr por mi interior.. supe que había llegado a su clímax.. y la sensación de su escena caliente hirviente en mi.. hizo que mi cuerpo le correspondiera.. un orgasmo.. Fuerte aturdiente salio de mi cuerpo.. y mis piernas se desataron de su cuerpo.. y mi cuerpo se dejo ir completo.. aun abrazada a el.. sujetándome de su torso.. besando parte de su pecho.. es un Dios.. un ser que me ha dado lo que jamas pensé conocer de este modo.. Húmeda.. cansada pero plenamente mujer.. sonreí mirando sus verdes y penetrantes ojos.. el azulejo a mi espalda. fue un alivio por el calor que mi cuerpo.. sentía... estoy roja, casi puedo asegurar que estoy hirviendo por como me ha llegado el orgasmo.. mi interior esta húmedo pero cremoso suave, por el, por su semen que me inunda por completo.. recargo mi peso en la pared y lo miro acercarse con su pene balanceándose.. y con una toalla que acaricia de pronto mi cuerpo.. cierro los ojos.. soy una muñeca que no se mueve sin que el lo pida.. soy mas de el que mía propia.. al abrirlos.. el colchón de su cama esta a mi espalda.. me siento irreal muy suave muy cálida, y feliz, llena de deseo por abrazarlo y dormir un tiempo largo.. fue brutal, no fue igual que anoche pero no lo lamento, aunque me duele mi parte de atrás, pero su cuerpo aliviaba cualquier dolor.. fui consciente de el, cuando su mano acaricio mi cuerpo bajo la toalla.. suspire y casi podía escucharme gemir.. no estoy cansada de el.. jamas me cansaría de el, ya no me movía deje que el siguiera con el camino que estaba tomando.. y en parte casi era yo la que quería que el siguiera tomándome.. quería seguir sintiendo esa sensación de pertenecerle a el.. Su pregunta se repetía.. no se bien cuantas veces la había dicho.. y entonces una parte de mi fue consciente de lo que podría pasar si contestaba a "¿Serías capaz de hacer por mi cualquier cosa? ¿Serías capaz de darme cualquier cosa?" abrí mis ojos.. y lo mire sobre mi cuerpo.. latía.. estaba agitándome.. no sentía su peso sobre mi.. pero si su presencia.. me sonroje.. una parte de su toalla se abría dejándome ver su miembro y aun me hace ruborizarme, pero me concentro en las preguntas..
-Se lo que no seria capaz de hacer por ti..-
Sonreí boba como una niña pretendiendo ser una mujer sofisticada.. pero en realidad sabia bien que no era capaz de hacer por el.. porque cuando entro a la ducha conmigo y me tomo de aquella forma supe que no quería que me compartiera..
-A lo otro.. bueno.. ya te di lo que soy.. que mas quieres que te de, de mi? -
Mire sus ojos subiendo las palmas de mis manos a su pecho.. recorriendo lo por vez primera al menos conscientemente porque antes no sabia ni que era lo que estaba haciendo.. Me incline un poco y pude besar de nuevo sus labios apenas un beso suave dejado sobre sus labios.. pero después bese su manzana de Adán.. envolviendo mis manos al rededor de su torso.. estoy embelesada.. es tan magnifico.. tan .. DIOS!! tan hermoso como el mejor de mis sueños.. separe una de mis piernas y la alce un poco deslizando la punta de mis dedos.. por lo largo de su pierna.. hasta abrazarlo con mi pierna por detrás de las suyas..
-Que quieres de mi.. que valga mas que yo misma Alex?.. Quien eres en realidad?-
Se que no quiero saber en realidad quien es,... porque temo que me haga su esclava y no me importaría.. siempre y cuando sea solo de el.. pero tengo miedo de que no quiera solo estar conmigo.. que quiera compartirme.. eso me horroriza.. pero no dejo de pensar en recibirlo dentro de mi otra vez...
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Mar Ene 15, 2013 7:15 am

Respondo con naturalidad - Sólo soy yo, alguien que te desea y que se muere por estar sólo contigo - menciono. No es del todo incierto. La deseo, ni siquiera he podido cansarme de ella. No por mi condición, sino porque simplemente su cuerpo, su belleza no me aburre. No veo cómo podría hacerlo. Suspiro. Me siento medio idiota. No ha habido ninguna mujer que haya pasado tanto tiempo en mi casa, en mi cama, que haya repetido tanto conmigo. Realmente incluso yo mismo me sorprendo por ello, pero aun así, siento que eso no es del todo bueno. No es bueno acostumbrarse a alguien. Menos cuando eres alguien como yo. Lo mejor es no ligarse a ninguna persona.
La miro a los ojos, justo después de que nuestros se separen, sólo por su repentina falta de aire. Necesito recobrar la compostura, y besarla no me deja las cosas fáciles. Me aparto un poco y soy consciente de la mueca que hacen sus labios en cuanto lo hago.
Sonrío. Por lo visto no quiere separarse de mi. Pero claro, eso no es ninguna novedad.
- Quizá deberíamos vestirnos. - De pronto recuerdo que los humanos comen más que nosotros, no quiero que se sienta débil. Necesito que recobre fuerzas, que coma algo, no puede desfallecer, sino, no me servirá de nada. Además, quiero aprovecharme de ella, quiero poseerla de nuevo, varias veces más. No me canso de hacerlo. Y después de comer se sentirá con más fuerzas, estará mucho más participativa. Sonrío al pensar en ello. El simple hecho de imaginar su cadera chocando con la mía me excita de inmediato. Joder. Llevo todo el día empalmado por su culpa. No puedo evitarlo. Parece tener ese don, y ni siquiera es consciente de lo bonita y perfecta que es. Aunque quizá sea mejor, así no se irá con ningún otro, almenos no de momento, y podrá ser toda mía, podré disfrutarla teniéndola toda para mi.
Camino hacia el armario, me pongo los boxers y un pantalón de chándal, cómodo y viejo. Aun así soy consciente de lo bien que me queda, tal vez sea mi perfecto cuerpo. Siempre había escuchado que cualquier clase de cosa me quedaba bien. Suponía que era cierto. Me acerqué a ella, que se había vuelto a poner mi camisa. La miré de arriba abajo fijamente, se veía demasiado sexy con ella, sus muslos quedaban a la vista, y me deleitaba con sus hermosas largas piernas. Me seguí acercando y le dí la mano, entrelazando mis dedos con los suyos en un gesto muy natural (pero que en realidad era demasiado extraño para mi) y la llevé hacia la cocina. Estuve pensando que sería un buen sitio para hacerlo de nuevo con ella. Podía imaginarme untando su cuerpo de nata, o de cualquier otra cosa dulce y empalagosa que me hiciese disfrutar el doble. Adoraba las cosas dulces. Supongo que es la debilidad de los demonios. ¿no? Al acercarme a la mesa, aparté uno de los taburetes altos para que se sentase mientras yo abría la nevera, sacaba un poco de zumo de naranja y dos vasos. Los colocaba sobre la mesa, esperando que ella se sirviese.
¿Qué te apetece comer? - pregunto - no soy muy buen cocinero pero podría intentar algo.. - me inclino sobre la mesa, mirándola fijamente, siento que se pone nerviosa al haber tan escasa distancia entre ambos, y siento como sus pómulos enrojecen - quisiera complacerte, y no solo en la cama... - menciono divertido. Muestro una sonrisa socarrona, de lado, terriblemente atractiva y tentadora. En realidad quiero complacerla de todos los modos posibles, estoy deseando que coma para que coja más energía y así poder darle lo que tanto deseo. Hacerla gemir y gritar como aun no ha descubierto que puede hacerlo.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Mar Ene 15, 2013 5:59 pm

Me deslumbra cada que habla y se mueve.. es como si conociera un actor de hollywood, sus ojos.. son atrayentes es como si fuera una palomilla nocturna y sus ojos fueran la luz de un foco que me atraen, el pensarme con el es un sueño y no quiero despertar si es que solo estoy soñando, pero creo que es real.. porque me duele mi cuerpo, los músculos y.. bueno.. ahí atrás.. pero me duele mas el estar lejos de el.. me quede callada, estar con el es simplemente volverme muda, apenas consigo pensar en que es lo que estoy haciendo y mas en contestar a lo que dice.. hago una mueca de dolor.. y no es porque me duela tanto el cuerpo como para moverlo.. si no, porque el quiere vestirse y de hecho lo hace, cubre su magnifico cuerpo con ropas que le van tan bien.. sigo su musculatura.. hasta ese camino de ligero vello que se pierde en el pantalón que se ha puesto, muerdo mi labio.. y jamas creí que en realidad me podría convertir en una adicta al sexo, recordé a mis compañeras de universidad, siempre hablando del sexo como algo grandioso y en verdad lo es.. y no sabia como es que jamas lo había probado antes.. quite de mi mente recuerdos que no valía la pena llevar mas, y menos teniendo a Alex frente a mi.. me coloque rápido la camisa de el.. su aroma impregnado en ella, erizo mi piel y dejo correr esa electricidad que ahora había aprendido que es por el sexo que la siento.. comienza entre mis piernas y pasa por todas las fibras de mi cuerpo.. sus manos me sujetan y hacen que la sensación sea mucho mas fuerte, reprimo un suave gemido ocultándolo con un suspiro, sus manos me sujetan y me siento.. querida.. apreciada.. todo lo que antes jamas sentí y sonrío porque esta aun aquí, soy una boba.. ¿porque no seguiría aquí? Claro! sera porque casi siempre una velada como esta es solo para follar.. no es que lo sepa.. porque esta ha sido mi primera vez.. pero siempre es así al menos con casi todas mis amigas había sido así, siempre regresaban llorando porque solo las habían utilizado, pensé en eso un poco.. y me descubrí respondiéndome a mi misma.. que no importaba, porque las dos veces que lo habíamos hecho, fueron increíbles y.. porque el me sujeta de este modo.. rose con uno de mis dedos el dorso de su mano casi como solo si acomodara un dedo que estaba algo fuera de lugar.. La amplia cocina nos recibió con la luz del día entrando por una de las ventanas, soltó mi mano y me senté en el lugar que me señalo.. siguiéndolo con la mirada hasta que su rostro estuvo tan cerca de mi, que el color lleno mi rostro de un tono tenue.. aun no soy capaz de controlar mi pena de estar casi desnuda ante el.. aunque sus ojos me desnudan aun mas que sus manos.. Mordí mi labio perdiéndome en sus ojos, y sin mas deje que un leve gemido saliera de mi..
-Yo.. - tartamudee un poco -Podría hacernos un omelette.. -
sonreí en bobada por su cercanía, y sin pensar en nada me incline hacia el poniendo las puntas de los pies en el peldaño del banco, sujetando su cara y besándolo.. mi corazón late a un ritmo acelerado al momento en que mis labios tocan los suyos.. mi lengua se abre paso.. aun insegura de lograrlo, pero llegando a la lengua de Alex, la enredo.. la froto y succiono sus labios con los míos.. intentando que mis pies no resbalen en el peldaño del banco.. suelto su rostro dejando mis manos sobre la barra del desayunador.. mi corazón sigue agitado tanto que no deja escucharse acelerado.. comienza esa electricidad.. de entre mis piernas hasta mi espalda.. y un jadeo comienza a surgir de mi boca.. lo deseo.. no creí ser adicta al sexo.. pero ahora creo que lo soy.. ¿o lo soy de el?.. separo al fin mi boca de la suya y presurosa mi lengua relame mis labios.. mis dientes no se quedan atrás muerden mi labio añorando aun sentir la suavidad de los suyos..
-Perdón..-
Me disculpo sin sinceridad.. con nervios sirvo ambos vasos de sumo pero solo bebo un leve trago
-Te apetece un Omelette?-
Sonrió con el sonrojo mas carmesí que antes en la mayor parte de mis mejillas.
-Yo también quiero complacerte Alex-
Había baja del banco y pasaba por su lado.. tan cerca como me fue posible.. sintiendo ese aroma que despedía su cuerpo.. a jabón.. a frescura.. me detuve a la par de el.. y susurre.. mirándolo fijamente
-Yo también quisiera complacerte.. aunque me gusta mas la cama.. -
seguí mi camino.. llegando a la nevera y tomando queso manchego, zanahorias, chicharos, jamón y huevos.. lista para hacerle algo de comida..
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Jue Ene 17, 2013 8:10 am

Dejé que se acercase a la nevera a por los ingredientes para preparar aquello que ella deseara, mientras tanto, decidí beber mi vaso de zumo de naranja. Necesitaba llevarme algo a la boca o terminaría por poseerla de nuevo allí mismo, sobre la encimera de la cocina.
Miré sus piernas, y vi como debía ponerse de puntillas para alcanzar los ingredientes que estaban más arriba en el frigorífico. Sonreí, la camisa se le subía al estar de puntillas y dejaba ver sus bonitas piernas y sus muslos. Relamí mis labios, los cuales todavía sabían a naranja. Entonces me acerqué a ella desde atrás, no sin antes haber dejado el vaso en la mesa, rodeé su cintura con uno de mis brazos mientras que con el otro trataba de alcanzar los huevos que estaban en la parte alta. En cuanto los bajé no me aparté de ella, mis labios estaban muy cerca de su oído y lo único que pude hacer en ese momento, si no quería romper nada, era besar su cuello con cuidada delicadeza. Algo extraño en mi, y que por raro que pareciese me excitaba. De nuevo sentía que tenía problemas en mi bragueta, pues, mi miembro comenzaba a reaccionar ante su cercanía. No podía explicar realmente qué era lo que me pasaba, porque jamás había sentido el deseo de tener sexo tantas veces seguidas con una simple humana. Al parecer ella era más que eso, lo cual me extrañaba y me dejaba confuso. Desde luego no iba a permitir que pasase de ser un simple capricho. No podía permitirme tener nada serio con nadie, mucho menos con alguien como ella. Era débil. Si estuviese con ella cualquiera de los miembros de la hermandad no dudaría en aprovecharse de su debilidad, de hacerla suya aunque fuese a la fuerza, y ella era algo que por algún motivo no deseaba compartir, como si se tratase de un tesoro perdido que había encontrado y que estaba dispuesto a ocultar.
Sonreí y me aparté de ella, calmando mi excitación. Dejé los huevos sobre la cocina y me recosté en la encimera mientras cogía una de las manzanas rojas que allí había y le daba un mordisco.
Recordé entonces el mordisco del pecado, el mordisco que había dado Eva a esa manzana y que la había llevado a la perdición. Era irónico que fuese yo quien mordiese la manzana, lo mío no era considerado pecado. ¿cómo considerarlo cuando yo ya nací pecador? Un demonio no tiene planes benévolos en su futuro. No cree en nada que no sea la maldad, o en nada que no tenga que ver con los 7 pecados capitales, los cuales había cometido más de una vez en mi vida. Sobretodo la lujuria. Era uno de mis preferidos.
Me centré en observar su cuerpo mientras cocinaba, realmente olía bien, tal vez sabía lo que hacía. Pero tampoco importaba, yo prefería comérmela a ella, resultaba muchísimo más apetecible.
En cuanto dejó las omelettes en los platos, no pude resistirme. Se me hacía tan sensual, con su cuerpo totalmente desnudo sólo cubierto por mi camisa, que deseaba arrancársela aunque fuese a mordiscos y contemplar su desnudez poseyéndola en la mesa.
Tomó uno de los tenedores y le dio un bocado a la omelette, probablemente asegurándose de que estaba sabrosa. Vi cómo de manera seductora, a pesar de ella no ser consciente de eso, se llevaba el tenedor a la boca y relamía sus labios. No me contuve más. El deseo que sentía por ella era tan grande que casi me dolía. Hería mi interior y mi propio ego. La necesitaba de nuevo. Mi entrepierna así lo pedía. ¿Y quién era yo para negar un placer mayor a mi cuerpo? La tomé por la cintura, haciéndola girar, haciendo que su rostro quedase de frente al mío. Entonces, mis manos se deslizaron por debajo de su camisa, rozando sus muslos, cogiéndola en brazos, levantándola del suelo y sentándola sobre la mesa. Con mis manos hice a un lado todas las cosas que había sobre ella, incluso varias cayeron al suelo, cosa que en ese momento no me importaba. Al parecer hoy estaba dispuesto a probar todas las partes de la casa. Una voz en mi cabeza me decía que debía dejar que retomase energías, que debía esperar, probablemente estuviese dolorida todavía, debía recordarme a mi mismo que hasta ayer había sido virgen, y eso no podía pasarlo por alto, o almenos, no debía. Con mis manos en sus caderas, fui deslizándolas hacia arriba, hasta rozar la curva de sus senos por encima de la camisa. Sentía sus pezones por debajo de la tela erizarse y endurecerse. Sentía ganas de hundir mis labios en ella y morderlos. Tirar de ellos como un loco enfurecido, pero me resistí. Me recordé que no llevaba ropa interior, así que decidí excitarla algo más. Mi mano se deslizó por debajo de la tela, rozando sus labios vaginales, y abriendo más sus piernas, obligándola a colocarse en una posición más cómoda para ambos, comencé a rozar su clítoris, y lentamente llevé sólo uno de mis dedos a su cavidad, la cual comencé a rozar suavemente, introduje mi dedo y lo moví con fluidez, dentro y fuera, varias veces, sintiendo como sus músculos se relajaban y se dilataban, dejando paso a más espacio en su interior. Introduje otro de mis dedos, ya eran dos los que le otorgaban el placer ansiado, me deleité moviéndolos cada vez con más fuerza, con más anhelo por hacerla sentir tremendamente bien. Seguía dilatándose, conseguí meter un tercer dedo, y seguía moviéndolo sin disminuir la intensidad. Mi boca iba directa a su cuello, el cual mordía, besaba, atrapaba el lóbulo de su oreja entre mis labios, succionaba, lo chupaba, y me sentía jodidamente excitado. No podía imaginar en ese momento algo tan erótico como esto.
En cuanto saqué mis dedos de ella, estos estaban completamente mojados, húmedos, impregnados de su propia excitación, llevé mis manos a la goma elástica del pantalón de mi chándal, y lo hice bajar un poco, lo mismo con mis calzoncillos hasta que mi miembro estuvo liberado, listo para entrar en acción. Lo acaricié con mi mano, masajeándolo, pero decidí que necesitaba más. Tomé una de sus manos y la obligué a cubrir con ella mi pene, dejando que ella fuese quien la moviese a su antojo. Se sentía bien sentir la calidez de su mano cubriendo mi miembro, masajeándolo de un modo completamente placentero y excitante, cada vez se ponía más duro, aumentando así su tamaño. Mientras ella lo hacía, la obligué a continuar con sus piernas abiertas, y mientras besaba su boca, introducía uno de mis dedos en su recto, moviéndolo lentamente, para luego comenzar a aumentar esa sensación y hacerlo más rápido. En cuanto comenzó a gemir sonreí satisfecho, como si estuviese haciendo una buena acción, un favor por la humanidad, o actos de benevolencia. Tomo su mano entre la mía, ya no es necesario que continúe masturbándome, ahora es tiempo de otras cosas. La sujeto por las caderas, y la atraigo más hacia mi, todavía sentada sobre la encimera, hago que se recueste un poco, sólo un poco, para que me sea más sencillo entrar en ella, sin problemas.
Lo hago, primero rozo con la punta de mi pene su sexo, doy un par de sacudidas con él a su clítoris, haciéndola sentir bien, y porqué negarlo, haciéndome sentir bien a mi mismo. Después, con mi mano llevo la punta de éste a su cavidad, y poco a poco lo introduzco en su interior, en cuanto está dentro comienzo a empujar con mi pelvis, y lentamente voy arremetiendo contra ella, primero suave despacio, sintiendo cómo sus dedos se aferran a mi espalda y como yo trato de luchar por no arrancarle la camisa. Mis manos se van a su cadera y no se apartan de allí, manteniéndola bien sujeta mientras la estoy embistiendo. Poco tardan en convertirse en embestidas más fuertes e insistentes, logrando que lo que eran gritos apagados se conviertan en gritos ensordecedores. Escucharla gemir muy cerca de mi oreja me pone mucho más cachondo, si cabe, y trato de arremeter aún con más fuerza, hasta que siento que mi miembro la inunda por completo y que ya no hay lugar al que no pueda llegar, porque ya ha llegado a lo más profundo de su ser. En ese momento exacto sé que ella daría cualquier cosa por mi, sé que es mía, y que me pertenece, y algo en mi interior, algo extraño y oscuro, algo maligno y poderoso me dice, que yo también soy suyo.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Jue Ene 17, 2013 5:51 pm

Sus manos sus dedos.. Dios!! todo el es magnifico.. resistir girarme y besar sus labios mientras me ayuda a bajar los huevos.. suspiró, y siento mi piel calentarse.. preparo los Omelettes y de reojo lo miro como me observa, mis pezones se tensan, Dios! es perfecto y sigo en su casa y sigue el aquí, me pierdo en la ensoñación de que el me mire con otros ojos, que no solo sea una conquista.. fácil de una noche, trago saliva porque posiblemente en eso me convertiré, si solo come y me pide me vista, ese pensamiento me pone mal.. pero evito sumergirme mucho en ello.. seré poco realista y pensare que el aun me desea y que quiere que este mas tiempo a su lado, soy o mejor dicho era virgen.. pero no soy tonta y se que en esta vida, los hombres pueden buscarte por muchos motivos.. el mas acertado.. Sexo..
Cocino con alegría en verdad la noche fue sensacional y creo que me gusto mas de lo que hubiese pensado, mi cuerpo aun esta sensible, aun siento ardor por lo de hace unos minutos.. pero nada que no me evite moverme y mas estando a su lado, tengo hambre el aroma de los huevos cocinándose, a fuego lento con el queso derritiéndose y los vegetales combinando sus jugos, lo hacen aun mas delicioso.. el zumo de naranja que bebí poco a poco mientras cocinaba.. ayudo a que mi estomago no estuviese tan vació. Sirvo los omelettes y tomo el tenedor, llevando un pequeño trozo de omelett a mi boca.. lo saboreo, cierro los ojos mientras dejo que el sabor pase por toda mi lengua, sintiendo como se resbala por mi garganta, esta muy bueno, pero no se compara con el sabor de sus labios, apenas termino y siento como sus manos me toman.. me gira.. Dios!! su aroma es sensacional.. el frío de la mesa, no es molesto.. apenas ayuda a no olvidar que no es un sueño que el esta aquí, sus manos me acarician, me siento húmeda.. y me sorprendo por desearlo así de este modo, es insaciable y yo solo lo complazco, abro mis piernas sus manos me guían.. me dicen sin palabras lo que debo hacer y lo deseo.. deseo hacer todo lo que el me pida, sus manos me excitan y me curvo poniendo mis palmas de las manos sobre la mesa.. para poder ofrecerme mas a el.. siento sus dedos y gimo por la sensación, sin inhibiciones.. moviendo mis caderas contra sus dedos.. húmeda cada segundo mas húmeda por el, abro los ojos observando sus ojos, y aprieto mi labio con mis dientes.. suave pero con fuerza.. gimo una vez mas y mi cabeza se echa para atrás sintiendo como el separa sus dedos..
-No!-
Siento su dedo en mi trasero, aun me duele, aun siento esa extraña sensación en mi, se mueve suave y cada movimiento es mi perdición, mi boca deja salir un gemido, ahora se siente bien.. y mis músculos se tensan sobre su dedo.. abro la boca, para atraer aire a mis pulmones y jadear al no ser capas de respirar con ritmó natural. Lo masturbe.. mi mano sobre su pene duro enorme y rígido.. me hacen humedecer aun mas, mi mano sube y baja como si ya sintiera mi cuerpo responder a sus embestidas, pero es solo mi mano que lo acaricia.. relamo mis labios, gimo jadeando porque no quiero que pare.. estoy volviéndome adicta a sus caricias y a sentirme así plena, deseando sentirlo en mi.. me recuesta y sonrió tímidamente, abriendo mis piernas a su petición aun sin palabras solo sus actos me guían y siento su miembro.. llenándome haciéndome gemir de nuevo.. se mueve en mi y me desase de pasión.. mi cuerpo le responde me muevo, contra su ritmo contra su cuerpo, subo mis manos a su espalda, y lo araño quiero mas, mas de el y su cuerpo.. Sus labios me besan silenciando un gemido fuerte que sale desde lo mas profundo de mi cuerpo.. de mi garganta, enredo mis piernas sobre su cintura, para asegurarme de que no salga de mi, sujeto sus hombros, hundiendo mis uñas en su piel y mordiendo mi labio inferior al intentar no gemir.. algo que no logro mis gemidos se intensifican y solo puedo pegar mi cuerpo al suyo y mis labios a su hombro para mitigar un poco mi ansiedad.. mis piernas se endurecen se amarran a el con toda la fuerza que tengo cada que el se mueve.. mis glúteos rosan la mesa.. y el sudor de mi piel comienza a ser tangible.. ardo y esta vez no es por su miembro penetrando mi virginidad.. es porque lo deseo.. y pienso en mil cosas que jamas antes pensaba..
-Uhmm así así!!!! AHH!!-
Es delicioso poder gritar, sentir que nadie me juzga, que no le rindo cuentas a nadie.. muerdo su hombro.. por la sensación de su miembro hundiéndose hasta el fondo de mi ser, separo por un momento las piernas solo para aferrarme mas a el.. mi mano baja por uno de sus costados.. y encuentra uno de sus glúteos.. lo aprieto, desesperada.. lo empujo.. si es necesario quiero que me parta en dos.. esa sensación me es necesaria.. busco sus labios y los beso.. desesperadamente con miedo, con ansias, con lujuria.. con pasión.. y amor.. enredo mi lengua en la suya mi cabeza se mueve para poder succionar sus labios con mas facilidad.. regreso mi mano a sus hombros y las enrosco por detrás de su nuca.. y me cuelgo de el.. ejerzo fuerza para poder moverme con mas rapidez contra de el.. mas rápido, mas y mas.. casi no toco la mesa es mas estar colgada de el.. que sobre la mesa.. siento esa sensación de electricidad.. comenzando a fluir entre mis piernas, es un cosquilleo, fantástico delicioso, sigo enredando mi lengua en la suya, y se que debo dejar de moverme, porque no quiero estallar aun.. no quiero terminar sin que el me llene de su esencia.. muerdo su labio suavemente y respiro para poder pensar mejor. pero solo puedo pensar en el.. y que soy suya completamente suya aunque no se que sera de mi al despertar de este maravilloso sueño.
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Mar Ene 22, 2013 6:06 am

Todavía aferrándome a su cintura, con mis manos sujetas a cada lado de su cuerpo. Mis dedos rozaban el frío acero de la mesa, tanteaban a ciegas, mientras mis labios se dedicaban a besar su boca, mi lengua a jugar con la suya, y todo mi ser se fundía en un desesperado beso, uno distinto a todos los que le había dado hasta entonces, uno que dejaba ver en cierto modo todo aquello que trataba de ocultad. En ese momento la oscuridad volvía a consumirme e incluso en lo más profundo de mi alma oscura estaba seguro de que ella tenía algo que no tenía ninguna otra. Algo distinto, algo que, de algún modo u otro quería que me perteneciera.
Mis dedos buscaban los suyos, en cuanto los encontré, sobre la mesa, enredé los míos con los suyos, mientras que, sin dejar de embestirla ni un sólo momento, volviéndome feroz en mis movimientos, salvaje y poco delicado, dejaba que mi cuerpo se inclinase sobre el suyo, haciendo que toda su espalda se dejase caer sobre la mesa. Probable fue el frío acero el que le hizo reaccionar apartándose un poco, por lo que, puse mis manos en su espalda, tratando de darle calor, mientras que mis labios abandonaban durante un instante los suyos, se acercaban a su cuello y besaban allí donde podían, degustando su piel, como si en ese momento fuese un vampiro, lo cual, en ese instante habría anhelado, pues imaginaba que no habría placer comparable al que podría sentir saboreando su sangre, o mordiendo su fina y delicada piel. Entonces mis labios se acercan a su oído y susurran en voz muy baja, melodiosa y suave - no sé que clase de embrujo has utilizado contra mi, - menciono con voz entrecortada, debido a los jadeos incesantes que se escapan entre mis labios cada vez que la embisto fuerte, apretando más su cuerpo contra el mio y sintiéndome mejor de lo que me he sentido en toda mi existencia. - pero estás consiguiendo volverme loco. - loco por ella. Esa era la definición exacta. Y no entendía, no sabía bien cuál era el motivo. De todos modos no se me ocurría qué era lo que me pasaba. Alguien como yo carecía de sentimientos, por lo que el amor podíamos descartarlo. Pero, en ocasiones dudaba, y es que, ella tenía algo singular que me hacía perder la cabeza. Perder los sentidos, ni siquiera era cuidadoso con mis propios planes o ideas, todo se iba al traste, porque yo no era capaz de reaccionar tal y como debería. Porque ella era la que me hacía sentir emociones diversas, además de orgasmos jodidamente inolvidables, y no podía negar que se sentía bien estando con ella. Como nunca imaginé que me sentiría estando con una mujer. Con una humana.
Entonces no pude más, con la oleada de pensamientos que me abrumaban, y con el enorme placer que sentía dentro de su propio cuerpo no pude evitar correrme de nuevo. No sabía ya cuántas veces lo había hecho en las últimas horas. Había perdido la cuenta. Y es que jamás había estado más de una vez con una misma mujer. Jamás había deseando a alguien como a ella, y es que, a pesar de estar completamente satisfecho y de sentirme completamente excitado a su vez, sentía que el deseo seguía latente por todas mis venas, por cada poro de mi piel, lo cual, hacía desearla de una manera que incluso podría resultar insana.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Mar Ene 29, 2013 6:39 pm

La gloria llego a mi.. esa gloria de sentirme llena de el, una vez mas cubriéndome de todo lo que es, mis piernas se tensaron, al sentir su plenitud y mi garganta dejo salir un suave grito de saciedad, estalle junto con el, y poco a poco mis piernas dejaron su cintura.. y mi espalda se relajo sintiendo en parte su brazo y en parte el metal helado de la mesa, mi cuerpo tembló por la sensación, y mi cuerpo se erizo por el frío, pero una sonrisa salio de mis labios.
-Yo no soy hechicera, como para embrujarte, pero si te vuelvo loco es solo por lo que tu me has enseñado.. Alex solo te doy lo que puedo darte, no tengo nada mas que ofrecerte -
Lo mire sin retirar la vista de sus hermosos ojos verdes.. me perdí pensando en lo hermoso que son.. en los verdes parques en una tarde de primavera, el es así una primavera en mi vida, cálido, dulce, todo lo que había deseado de un hombre, aunque nunca pensé hacerlo con el en la primera noche, pero por alguna razón no me arrepentía.
-Creo que en realidad eres tu el que me haz puesto un hechizo, porque no se como es que logras hacerme desear que me hagas tuya cada vez que tu y yo lo deseamos.. -
Me sonroje de nuevo.. no se porque aun seguía sonrojandome por pensar en sexo.. después de un día de sexo sin parar.. pensando en eso.. repare en las veces que lo hemos hecho y mi cuerpo se quejo con un leve dolor en mi espalda baja y un delicado y aveces placentero ardor entre mis piernas, el color rojo aumento al pensar en mi sexo, mordí mi labio inferior y me quede quieta, mirando sus ojos, me encanta como me mira.. es como si viera algo nuevo y no solo me refiero a nuevo por que era virgen si no como si fuera algo que jamas hubiera visto en su vida.. subí mi mano y acaricie sus cabellos, despeinados, hermosamente esparcido por su cabeza..
-¿Porque sigo aquí? ¿Porque te vuelvo loca Alex..? se que no fui la primera-
Agache mi cara pero mi deseo o necesidad de saber que es lo que el piensa y porque me sigue teniendo aquí, me hace preguntar mas de lo que alguna vez hubiera preguntado.
-Pero desearía saber porque no simplemente me pediste que me marchara, no me lo tomes a mal-
Recorrí su mejilla dejando en paz sus alborotados cabellos
-Es solo que me gustaría saber donde estoy parada..-
No quiero llorar de nuevo, no quiero solo esperar un día a que me diga que no siente nada por mi y que alguien mas en su vida es importante, se que eso no le importa, que lo que piense es posible que lo tome como una tontería de una niña boba.. el ha tenido a muchas mujeres o al menos mas relaciones de las que yo puedo contar con una sola de mis manos, así que no le importaría los sentimiento de una boba niña virgen.. pero quiero saberlo ahora antes de que pueda romperme el corazón... evite dejar notar esa mueca de dolor en lo que estoy pensando así que sonreí y moví un poco mi cadera contra la de el.. aun su miembro no se ha relajado.. aun siento como al moverme mis músculos se contraen sobre su dureza, sin notarlo mordí mi labio inferior y después relamí ambos labios, al sentir aun esa firmeza en el.. no se como lo logra y bueno no se si en realidad un hombre puede hacerlo tantas veces como lo hemos hecho.. algunas amigas contaban sus anécdotas y casi siempre se quejaban de como casi se perdían de cansancio después de hacerlo y no volverlo hacer hasta el día siguiente.. Ana la mas alocada.. siempre contaba como ella trataba de hacer que su novio se excitara después de haberlo echo, pero que el miembro de su novio parecía un trozo inútil de carne después del acto.. pero Alex es diferente aun lo puedo sentir duro y sentirme deseosa de jamas separarme de el.. cubrí mi rostro de nuevo el color rojo de seguro me cubría completamente la cara..

avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Jue Ene 31, 2013 8:17 am

No sabía en el fondo qué debía responder. La miraba a los ojos, tal vez escudriñándolos en busca de alguna respuesta. Una respuesta que sin duda no estaría allí. Por más que la mirase, no encontraría la solución a mis dudas. Y es que me sentía totalmente confundido. Por una parte deseaba decirle que se fuera, que se marchara de mi vida, ya que, esas sensaciones extrañas que me hacía sentir, nunca antes vividas, no me convencían. No me gustaban mucho. Me hacían sentir débil y frágil, cosa que desde luego yo no era. Pero por otra parte, deseaba decirle que no quería que se fuese porque me gustaba. Porque su inocencia conseguía perturbarme, por que su mirada me hipnotizaba, y porque.. ¡¿Qué demonios?! Nunca había disfrutado tanto del sexo con una mujer como con ella. Me había entregado su virginidad, confiando en mi, en una persona oscura y sin alma, que no merecía ese regalo. Me la había otorgado, y había sabido complacerme como ninguna otra, aun siendo su primera vez. Ni siquiera había flaqueado, cuando, probablemente, de ser otra, con tantas veces como lo habíamos hecho hoy estaría totalmente exhausta. Y se negaría rotundamente a continuar. Pero al parecer, su atracción por mi ejercía un gran influjo en ella, algo que la hacía desear más y más, y que no la hacía sentir completa. Eso era justo lo que me ocurría a mi. ¿Pero cómo explicarle eso? No debía mentirle. Es decir, soy un mentiroso compulsivo, incluso yo mismo me creo mis propias mentiras a veces. Pero esto es diferente. No puedo decir que estoy enamorado de ella, pues sería ridículo. Nadie se enamora en una noche. Pero sí es cierto que me gusta. Me gusta de un modo distinto a lo que me han gustado las demás mujeres, y no quiero que se vaya porque no quiero que desaparezca de mi vida. No quiero que ningún otro cubra las carencias que yo dejo. No quiero que ningún otro la toque, que nadie la ame. Quiero que sea mía. Al igual que en este mismo momento me replanteo ser únicamente suyo. Entonces, de nuevo la duda. ¿porqué quiero que esté aquí? Ni yo mismo lo sé. Ni siquiera me convenzo a mi mismo con mis absurdos argumentos. Será que la necesito. Será que una parte de mi, esa menos oscura y más delicada me pide estabilidad. Será que la humana ha conseguido abrir una brecha en mi corazón, dejando la posibilidad de que en un futuro no muy lejano me enamore de ella.
En realidad no lo sé. Ni siquiera sé si lo estoy ya. Lo único que sé es que siento miedo. Miedo de perderla.
La miro a los ojos. Me aparto un poco de ella. Recojo los bóxers que están en el suelo y me los pongo. Si sigo desnudo querré desquitarme de nuevo con ella. Y ya ha sido suficiente por hoy. No quiero dejarla agotada y sin fuerzas. Ni siquiera le he permitido comer. Sonrío de lado. Con la mirada perdida. Vagando en mis propios pensamientos. - Quizá deberías irte. - antes de que malinterpretase mis palabras continué hablando. Reteniéndola cerca de mi. - Yo no quiero que te vayas, pero si me preguntas el porqué ni siquiera estoy seguro. No quiero que te alejes porque tengo miedo de que si cruzas esa puerta no te vuelva a ver. Lo cual me resultaría doloroso. - lo digo con total sinceridad. Sabiendo que podría sonar ridículo en alguien como yo. - Sé que es una tontería. Uno no se enamora de alguien en un día, Melissa. - pronuncié su nombre por primera vez desde que estábamos en el apartamento. Y me gustó cómo sonó. - Me gustas. Me gustaría poder disfrutar de más tiempo contigo, si tu me lo permites. Pero tampoco quiero ser un egoísta. Debo prevenirte. No soy quien deseas. No soy un buen chico. Nunca lo he sido, y no creo que eso pueda cambiar. No soy bueno para ti. Así que si eres lista te irás. A pesar de que eso me duela.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Jue Ene 31, 2013 7:56 pm

Mi cuerpo palpita y no solo entre mi pierna si no.. todo mi cuerpo.. no creo poder moverme pero el se ha retirado de mi y se ha puesto su bóxer, mis ojos se cierran y miro al suelo pensando en que ha tomado en cuenta lo que le eh dicho.. y que recién piensa que debo abandonar su casa.. bajo de la barra del desayunador.. con la camisa abierta y mis piernas temblando, no se si es por dolor físico o emocional.. al escuchar sus palabras y ver sus actos.. me sujeto de uno de los bancos.. me siento un poco mareada y eso creo que si es por el cansancio.. pero respiro profundamente e intento no caer me recargo en el banco y le sonrió escondiendo el dolor que es para mi el tener que decidir.. y a lo mejor decida salir de su casa y no es porque no sienta algo por el.. lo quiero a lo mejor no lo amo.. pero es el primer hombre en mi vida.. (en lo sexual) y por una extraña razón me ha hecho sentir querida, aunque ahora pareciera que me echa de su casa..
-Quisiera poder decirte que me voy... y dejarte aquí solo.. pero...-
Respire un poco mas sintiendo como el aire llenaba mis pulmones y escapaba por mi boca al dejarlo salir.. mire a los lados y vi que el sol.. apuntaba ya a mas del medio dia.
-Me duele todo el cuerpo.. y apenas puedo sostenerme.. perdón..-
Agache mi rostro y me sonroje.. ya es una costumbre en mi tener esa reacción al subir el rostro pude ver sus hermosos ojos verdes.. y me perdí en ellos.. creo que quisiera decir que encontré en ellos amor.. pero no se como se ven unos ojos llenos de amor.. así que creo que es mas miedo.. miedo de que en realidad me fuera a desplomar en medio de la cocina.. creo que es eso lo que veo en sus ojos.. sonrió idiotamente me gusta pensar que se preocupa en mi, y que esa mirada no es de pena si no de preocupación.. miro mi cara y me sujeto aun mas del banco, un leve mareo pasa por mi cabeza y cierro los ojos apretándolos con fuerza con la esperanza de que al abrirlo todo el piso quede firme y no se mueva en lo mas mínimo, recordé que es mi culpa que me sienta así, porque el día anterior no había comido nada.. y después esa noche las bebidas y todo ese sexo.. sin percatarme al escuchar la palabra sexo me mordía el labio inferior.. y me hace sentir deseo.. jamas me imagine estar así lujuriosamente deseosa de tener sexo de nuevo con el..
Elimine de mi mente ese deseo.. y deje que mi cuerpo se recargara aun mas sobre el banco, para que todo ese movimiento no me afectara.. no lo veía no quise ver su cara..
-Puedo quedarme un poco mas.. solo mientras repongo fuerzas?-
Debo hacerme a la idea y creo que ya había estado rondando en mi mente.. que en realidad jamas debí quedarme mucho mas que un par de horas después de haber tenido sexo.. esa noche, pero su cuerpo y sus palabras me cautivaron de un modo que no puedo explicarme, no se si alguna vez el quiera verme de nuevo.. pero creo que es algo que no debe de dejar en posibilidad.. porque muchas veces los sueños no se hacen realidad.. aun así estoy contenta, me siento plena y por primera vez.. se lo que es que un hombre te haga el amor.. bueno al menos para mi ha sido eso.. el me hizo el amor.. y me enseño que mi cuerpo tiene muchos lugares donde el simple roce lo llena de placer.. y se lo debo a Alex..
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Mar Feb 19, 2013 7:51 am

En realidad con el hecho de haberle dicho que se fuera lo único que había pretendido era advertirle, advertirle que yo no era bueno para ella, que no le convenía en absoluto y dejarle claro que no era bueno tenerme a su lado, que lo mejor que podía hacer era alejarse de mi si no quería sufrir y pasarlo mal. Pero en realidad mi parte egoísta no quería dejarla marchar, no quería que ella escogiese alejarse de mi, quería tenerla a mi lado, poseerla cuantas veces quisiera, y no sólo por el sexo, eso podía conseguirlo de cualquier otra, sino por el deseo que sentía hacia ella. Un deseo incontrolable e irracional que sentía sólo hacía ella, como nunca antes lo había sentido por nadie. De un modo increíble. Me aparté de ella asintiendo. En verdad no me importaba que se quedase. De echo lo prefería, pero no iba a dejarlo ver, no quería que lo notase, no quería que ella misma fuese consciente del influjo que ejercía sobre mi. Parecía estar loco por ella, como un perro obsesionado con su amo. Y eso no era bueno, no era saludable, no era nada recomendable para un demonio.
- Puedes quedarte el tiempo que necesites - respondo sin darle la menor importancia, fingiendo que no me interesa nada de lo que diga o haga, pero siendo consciente de que lo que me ocurre es justo lo contrario. Me dirigí hacia la ducha. Abrí el agua y dejé que corriese, hasta alcanzar la temperatura adecuada, cogí una de las toallas del pequeño armario y la dejé en el colgador. Me metí en la ducha, y sentí cómo mis músculos se relajaban completamente, sentía el agua resbalando por todo mi cuerpo. Lavé mis cabellos con el champú, y no tardé en aclararlo. El frescor me gustó y me refrescó bastante. Después de frotar bien mi cuerpo me aclaré y cerré el agua. Me sequé un poco con la toalla y envolví mi cintura con ella. Me eché un poco de desodorante, perfume y despeiné mis cabellos con las manos. Salí tal cual estaba incluso descalzo, y me la encontré de pie, vestida ya, lo cual me disgustaba, tenía un cuerpo demasiado hermoso como para taparlo con la ropa. Estaba curioseando los distintos libros que había en uno de los estantes de encima del televisor. - ¿Qué haces? - quizá el tono que utilicé fue demasiado seco y frío. Pero es que justo donde estaba uno de sus dedos, deslizándose por la tapa de un libro de terciopelo marrón, estaba mi diario. Uno de esos diarios en los que explicaba toda mi horrible existencia y detallaba los nombres y detalles más siniestros de mis víctimas. No era conveniente que lo leyese. Y no me gustaba que nadie lo hiciese. Era demasiado privado y personal para mi. Demasiado aterrador para caer en sus manos.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Lun Feb 25, 2013 9:45 am

Un dolor punzante recorrió mi pecho.. el modo en que me decía que me quedara me hizo sentir un tanto mal.. pero me estaba permitiendo quedarme y eso es mucho mas de lo que había pensado en la noche, respire profundamente y lo mire dirigirse a la habitación, tome una manzana y la comí mientras caminaba a paso lento hasta la habitación, termine la manzana y mire la cama desatendida y parte de mi ropa tirada.. me incline a recogerla pero no deseaba ponérmela.. la camisa de Alex me gustaba mucho mas, pero a regañadientes me coloque mi ropa, escuche el agua de la regadera y me acerque un poco hasta la puerta.. escuchar como salpicaba el agua me trae recuerdos de unas horas antes, siento un cosquilleo nacer entre mis piernas y mi cuerpo se eriza como si hiciera frió, es el deseo lo se.. estoy mal.. mi cuerpo aun duele, pero eso no deja que desee estar en sus brazos otra vez.. me sonrojo.. siento ese ardor por mi mejilla y sonrió como una idiota ante el sentimiento que me llena.. estiro las cobijas arreglando la cama.. y de pronto una colección de libros llama mi atención, algunos no los entiendo.. están en otro idioma.. ¿ Latín? eso parece ser.. los dejo de lado, algunos son muy antiguos por lo que no quiero ni tocarlos pero uno.. uno de ellos es como si no pudiera dejar de tomarlo.. Otra vez un idioma raro tiene en el dorso del libro.. mis dedos se pasean por encima de el.. y cuando estoy a punto de tomarlo.. su voz se escucha, serio. ¿Furioso? por estar curioseando sus cosas.. me giro pero aun mi dedo esta tocando el libro.. y mi mano se abre sin pensarlo y lo toma.. no lo abro y no dejo de ver a Alex.. pero mis manos lo tienen entre ellas.. y se siente tensión en el aire..
-Yo.. yo.. lo siento.. solo pensé que podía leer algo.. ¿Que dice aquí? -
Señale la pasta del libro intentando que el me dijera que es lo que decía.. la curiosidad se apoderaba de mi y al abrir la primera pagina, me di cuenta que el idioma en el interior no es el mismo que en el exterior.. lo mire y dio unos pasos hacia mi.. su torso desnudo me hizo dejar de mirar el libro y solo concentrarme en el.. en como el agua de su cabello escurre por su torso desnudo y en ese momento noto su cara contraída por mi desacato de tomar sus cosas.. la dejo en su ligar y me alejo un poco dejando que mi cuerpo descanse sentado sobre la cama.. no se que decirle.. pedirle de nuevo perdón o solo salir de ahí y tomar mis cosas.. pero me llama la atención ese libro.. ¿Porque se puso así por un libro?.
-De que trata ese libro?-
Le pregunto mientras me recargo sobre mis palmas con los brazos inclinados hacia atrás mirándole aun como esa gota de agua se evapora casi al llegar al nacimiento de su centro.. un calor comienza a llenar mi cuerpo.. ¿Como es posible que cause tal efecto en mi? y ¿Como es que ahora no puedo dejar solo de pensar en estar bajo su cuerpo y sintiendo sus besos.? los añoro.. los deseo.. los necesito.. siento ese cosquilleo aumentando en medio de mis piernas y me remuevo un poco sobre la cama intentando aplacar la necesidad..
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Mar Feb 26, 2013 7:09 am

Mi bipolaridad comienza a hacerse latente. Lo pienso bien. Quizá he exagerado. Quizá deba mostrarle el contenido. Así se asustará. Así tendrá cuidado conmigo. Todavía no es consciente del peligro que corre a mi lado. - Siéntate - le ordeno. Y no tarda en hacerlo, sentándose en el borde de la cama. Obedece sin siquiera decir nada, y eso me gusta, me hace sentir que tengo el control de la situación, que todo está bajo mi control y que puedo con ello. Que puedo con ella. La miro a los ojos. Me acerco a ella, su piel se estremece y ni siquiera la estoy tocando. Eso me gusta aun más. Me arrodillo frente a ella. Y agacha su rostro. ¿Qué hace? Quiero que me mire. Pongo mi dedo en su barbilla y la obligo a alzarla. - Mírame - digo en apenas un susurro. Y así lo hace nuestros ojos se encuentran, y entonces, dejo que vea que hay maldad en mi. Quiero que sea consciente de que soy un monstruo, de que puedo matarla sin apenas dudarlo, y que puedo poseerla cuantas veces quiera. Soy Alexander Markov y nada me prohíbe apoderarme de su propia vida si así lo deseo.
Hago que mis ojos se oscurezcan, que se vuelvan demoníacos, oscuros, tal y como deberían ser siempre. Sin esa apariencia humana que los hace parecer más débiles. No queda ni una parte blanca en ellos, todo es negro, la pupila no se diferencia del iris. Ella se estremece. Desde luego no esperaba eso. Sonrío de lado.
- No te haré daño. - Susurro - pero no soy el príncipe azul que crees que soy. Soy un monstruo. No soy el héroe de la historia que ha venido a salvarte, soy el ogro que podría comerte, pero que no va a hacerlo. No esta vez. - miro al libro y de nuevo mi mirada se centra en ella - ese libro, es un diario, es mi diario - hago énfasis en el "mi". - Hace años que lo escribo, si lo leyeras ni siquiera estarías aquí conmigo. He echo cosas malas, Melissa. Muy malas. De algunas me arrepiento, de otras ni siquiera puedo hacerlo.- menciono sin pesar. No me importa nada de lo que haya echo, sé que, lo hice por un buen motivo. Todo estaba justificado, en su momento. - Jamás he sentido atracción por una humana. Pero tu, has cambiado todo aquello en lo que yo creía. Me atraes, de un modo que todavía no logro entender y no hay nada que desee más que hacerte mía una y otra vez. - confieso.


Última edición por Alexander Markov el Jue Mar 07, 2013 4:59 am, editado 1 vez



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Jue Feb 28, 2013 8:40 pm

Su sola presencia es simplemente avasalladora,sigo sus movimientos con cada paso que da sin dejar de mirarlo de desear su proximidad.. no se porque, yo misma no entiendo como de la noche a la mañana quiero estar solo a su lado, ¿es por como me ha tratado?, no ha sido malo, algo apasionado, eso si, pero no malo, respiro su aroma a jabón, no puedo decir bien si es hiervas o algún otro aroma, pero es tan delicioso, que es imposible no respirar profundo y tratar de memorizar su aroma, estoy temblando, es porque lo deseo, es porque quiero que de nuevo me toque y me haga suya, mi cuerpo aun duele pero aun así reclama al suyo, una respiración mas profunda y sus ojos me miran con un extraño matiz.. ¿ira? no lo se pero de la nada parece estar mas tranquilo, es raro pero no me importa.. me da algunas ordenes y sin pensar las acato, lo que el quiera haré.. nuestros ojos se encuentran y en ese momento siento un calor intenso dentro de mi, amo sus ojos, ese color tan profundo que no puedo dejar de mirar.. pero de pronto, ese color que amo se esfuma, comienza a obscurecer y aunque algo dentro de mi me grita "VETE!! Sal corriendo de ahi!!" no puedo hacerlo, salto con la impresión pero no me muevo, apenas y respiro y abro los ojos tanto como puedo, me tranquiliza, dice que no me hará daño y le creo, el no me ha hecho daño, no debería dudarlo ahora ¿o si?.
Inmóvil, completamente imposibilitada para moverme por mi propia voluntad, escucho lo que me dice, lo miro aun con esos ojos negros y esa apariencia, que parece ser amenazadora, aun así no puedo dejarlo.. dejo salir el aire que eh estado conteniendo en mis pulmones, parece como si me aliviara de escucharlo decir esas cosas, pero no es así, me asusta escucharlo, mi mente no deja de decir "VETE!!! SAL DE AHÍ!!" y lo intento, abro el libro y leo solo un par de cosas "LO MATE Y ME SENTÍ MUY BIEN" regrese mi mirada a el y sentí el miedo recorrerme por todo lo largo de mi espalda, pero no entre mis piernas, ahí se sentía calor, demasiado calor que me abruma y no me deja reaccionar.
-No... no quiero escucharte..-
Me cubro los oídos y apenas logro ponerme de pie ante el, las piernas me tiemblan y aprieto mis ojos con fuerza, soy una niña, una tonta niña que se entrego la primera noche a un hombre.. que ahora parece no ser lo que ella pensó y mi mente regresa al inicio, el no es un demonio esto es una broma absurda, se lo que quiere.. quiere que me vaya, el escalofrió se hace mas intenso.
-No existen los demonios.. es mejor que me digas que quieres que me vaya de tu casa a que me mientas de este modo...-
Las lagrimas brotan sin que pueda detenerlas, las limpio con el dorso de mis manos, agachando mi cara de nuevo para no mirarlo mientras niego con la cabeza..
-Alex... -
Lo llamo aunque no se que quiero decirle.. mi mente ahora es la que me traiciona, haciéndome recordar sus besos, "un beso mas.. solo un beso mas.. " sin pensarlo mucho solo me acerco a el y lo beso.. abro mis labios suplicando me reciba, me deje sentir sus besos de nuevo.. mis manos tiemblan, pero no tardan en buscar sus cabellos sobre su nuca y se enredan en ellos.. están mojados y se siente increíblemente bien, quiero sentirlo, quiero ser suya de nuevo sin importar lo que me pase después.
-Me gustas-
Es casi como un suspiro mi voz, deseaba decirle que lo quiero.. ¿pero es amor?, ¿Puedo enamorar en solo un día? mi corazón da un vuelco, es miedo.. lo se, pero no se si es miedo al rechazo o miedo de lo que dice el.. "Los Demonios no existen Meli" Es verdad no existen solo la maldad humana existe... ¿eso es lo que quiere decirme?, sus labios me corresponden y mi cuerpo se aprieta al de el.. no quiero creer nada, no quiero pensar en el después.. si el desea hacerme suya, que lo haya soy suya..
-Soy tuya.. Alex-
Se lo eh dicho antes, cuando me pregunto "¿Serías capaz de hacer por mi cualquier cosa? ¿Serías capaz de darme cualquier cosa?", y ahora no ha cambiado nada.. soy suya, me entregue a el aun cuando pude negarme, mis labios no dejan de besarlo.
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Jue Mar 07, 2013 7:01 am

La miro fijamente y no concibo que no tenga miedo de mi. Soy lo peor que podría tener en estos momentos delante, y ni siquiera parece temblar. Aunque por un momento parece dudar de que realmente sea yo el que está bajo esos ojos y esa máscara de maldad, después decide que probablemente no voy a hacerle daño, en lo cual, no está del todo equivocada. Algo me impide acabar con su vida. En otra ocasión hubiese aprovechado su debilidad para apoderarme de su alma y dejarla perdida, sin rumbo. Pero tiene algo, como una especia de imán que no me permite alejarme, que me obliga a protegerla, llegando incluso a estar convencido de que si otro la tocara lo haría picadillo.
Odio el simple hecho de pensar en ello. No quisiera que nadie más la tocase, nadie que no sea yo. Es mía. Me pertenece. Ella así lo ha dicho, y la creo. Es una lástima que no pueda decir lo mismo, mi alma ya no sé bien a quién le pertenece, es propiedad del infierno, y con ello todo mi ser, jamás podré ser suyo por completo, aunque yo así lo desee en algún momento. Entonces, escucho cómo las gotas de lluvia empiezan a chocar contra el cristal alzo la vista hacia la ventana, y mis ojos se desenfocan, vuelven a ser los que eran antes, ya no hay maldad en ellos. La miro de nuevo, y apenas me da tiempo a decir algo porque la tengo casi sobre mi, logrando prácticamente tirarme debido al impulso que toma. Sus labios atrapan los míos y me dejan preso del deseo y del sabor de los suyos. Algo me impide moverme, una sensación extraña que se apodera de mi cuerpo y me hace desear más de ella, pegarme más. Mis manos enloquecen, exploran su cuerpo llegando hasta sus caderas, mis labios arremeten contra los suyos, sin piedad, saboreandolos, disfrutando de su suavidad, mientras mi lengua y la suya se enzarzan en una apasionada disputa que no hace más que dejarme con ganas de desnudarla de nuevo, llevarla a mi cama, y bajo mis sábanas hacerle el amor una y mil veces. Y entonces, asustado de mi mismo me separo de ella. Con el entrecejo fruncido y los labios hinchados de tanto besarla. La miro consternado. ¿Qué está haciendo conmigo? He pensado en "hacerle el amor" no en "follarla" y eso dice mucho ya de lo que me está ocurriendo. Y no puedo permitir que pase. Amar es destruir, ser amado es ser destruido. No puedo permitirme amarla, no si quiero ser un hombre fuerte, y no un débil demonio consternado que no tiene otro objetivo que proteger a su débil dama. No. No quiero eso. Quiero tenerla, claro. Pero de otro modo. No así. Quiero poseerla cuando yo quiera, y no quiero tener que compartirla, pero no quiero que ella se apodere de mi, de mi corazón muerto, de mis sentimientos, no quiero que me haga ser más humano de lo que algún día fui. No puedo permitírmelo. Es un riesgo no asumible para mi.
Entonces decido demostrarle a ella, e incluso a mi mismo que no le pertenezco, que soy lo bastante fuerte como para no caer en sus redes, y sólo follarla y dejarla en cuanto me plazca. Que nada me liga a ella, que no siento nada por ella. Eso quiero demostrarme a mi mismo, y algo en el fondo de mi ser me dice que me equivoco, que me estoy autoengañando, que ella me ha echo algo, que ahora soy suyo y que no podré cambiarlo. Pero no. Me niego a aceptarlo. La tomo por la muñeca y la hago ponerse en pie de inmediato. - Eres mía... - afirmo, copiando las palabras que ella acaba de utilizar. Sonrío de lado, con malicia y la acerco más a mi, la tomo en brazos, apenas pesa, y la llevo de nuevo a mi cuarto, del que no voy a dignarme a salir hasta que me de la gana. La dejó sobre la cama, con delicadeza, y decido que eso es impropio de mi, por lo que me dejo de delicadezas y ternuras con ella, y le arrebato la ropa, arrancando la camiseta y haciéndola trizas. Sus pechos bajo ese bonito sostén me tientan de nuevo, mis labios reclaman lo que es suyo, por lo que le quito también esa delicada prenda. Mientras mis manos acarician su abdomen, descendiendo, metiéndose por debajo de la tela de su falda y sus bragas, mis labios besan los suyos con furia, descienden por su cuello depositando besos salvajes, se abren camino hacia sus cumbres, y se detienen solo cuando éstos rozan sus pezones los muerdo y los lamo sin dudarlo, y con mis manos me deshago del único estorbo que queda entre ella y yo. Su ropa ya no existe, mi toalla ya no estorba, mi miembro está duro y reclama entrar en ella como si fuese una necesidad vital para mi organismo. Llevo una de mis manos a sus muslos, los aprieto, la atraigo más hacia mi y con sus piernas bien abiertas, entro en ella sin contemplaciones, sin siquiera molestarme en cerciorarme de que está lista para mi, ya nada importa, sólo quiero demostrarme a mi mismo que no me importa, que no siento nada más que deseo, y que puedo parar con esto en cuanto me dé la gana. Me muevo dentro suyo, hacia delante y hacia atrás, con fuerza, sin vacilar, mientras mis manos se colocan en su cintura y nuestros cuerpos chocan con rudeza. Ella gime, lo que es prácticamente música celestial para mis oídos, y en ese momento sólo hay una cosa que desee en ese momento, y es que ella pronuncie mi nombre.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Sáb Mar 09, 2013 10:12 am

Mis labios mis manos no dejaban de aferrarse a el, ¿que es lo que quiero? ¿Que es lo que pienso? no se, en verdad no se lo que en realidad quiero o debería querer.. el no me quiere aquí pero sus labios.. ellos me están respondiendo y siento como se agita ante mis besos, me responde del mismo modo en que yo deseo y necesito sus besos.. el no puede ser malo no lo es, aunque suene mal, lo amo.
Mis manos siguen el contorno de sus hombros anchos mientras mis labios lo besan con desenfrenado acto, comienzo a agitarme a sentirme deseosa de el, siento mi cuerpo temblar con cada beso y un calor emerge de entre mis piernas, no se como el logra hacerme desearlo, lo abrazo con mis manos sobre su cuello hasta que el se separa de mi violentamente, mi corazón se sobresalta y lo miro a los ojos que de nuevo son normales, sonrió, mas para mis adentros que para el, hasta que sus manos me sujetan de las muñecas y me lleva hasta la cama, es violento, su forma de tomarme es como en la ducha.. gimo mientras se desase de mis ropas y ya no siento pudor, no siento que deba cubrirme no quiero cubrirme para el, quiero que me vea que me haga suya..
-Tuya..-
Un susurro formulado en un momento en que su cabeza esta cerca de mis labios.. y beso su oreja mientras el me penetra, mis piernas se abren solo para el, soy suya, solo suya para lo que el quiera de mi.. mis manos se descontrolan lo deseo, estoy húmeda tanto que el calor entre mis piernas es doloroso.. dejo que mi cabeza recaiga sobre la suavidad de la cama y mis caderas se elevan pidiendo mas.. mas de el de ese ser que en una noche ha hecho de mi lo que ha querido..
mi pecho sube y baja y mis piernas no dejan de pegarlo a mi.. una de mis manos sube hasta su nuca, subiendo a sus cabellos hasta enredarse en ellos.. deseo jalarlo pero no puedo, el deseo y la agitación me distraen mientras busco aire para no desmallarme por la sensación, quiero ver sus ojos.. sus labios, quiero mas besos de el, lo quiero siempre así, respiro nuevamente y siento como no queda espacio en mi que el no abarque..
-Alex!!!... ALEXANDER!!!! -
Mi cuerpo vibro con cada movimiento de el en mi y mis uñas se enterraron en su espalda, no se si le hice daño pero es imposible no aferrarme a el.. desearlo.. mi cadera se movió con mas fuerza lo quiero en mi no quiero que me deje, no quiero saber que podría no haber venido a su casa y no estar aquí en este momento. me duele el cuerpo pero no me importa estar adolorida si estoy con el..
-Yo.. uhmmm!! Alex.. Alex .. Mi Alex..-
busque con necesidad sus labios y al encontrarlo deje que mi alma fluya con cada roce de nuestros labios.. me sentí plena tan plena que no solo era como me poseía.. si no como me estoy entregando a el.. como puedo sentir sus deseos recorriendo su piel y pasando sobre la mía, mi cabeza gira a un lado dejando sus labios, aferrándome aun con las uñas en su espalda, muerdo mis labios siento como mi cuerpo le responde a cada arremetida que da en mi.. deseo subir sobre su cuerpo.. poder posar mis manos en su pecho, sentir como respira y mover mis caderas sobre la suyas.. pero el me posee el me tiene y eso me es suficiente, no se que decir.. no quiero decirle nada, porque de hacerlo solo le diría que no pare que siga, que no deje de hacerme suya.. soy masoquista? no lo se.. solo se que el se esta volviendo una adicción.
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Alexander Markov el Jue Abr 04, 2013 6:54 am

Un gruñido se escapa de entre mis labios cuando sus dedos aprietan mi espalda. Siento la piel de mis omóplatos rasgarse bajo sus uñas. Probablemente comience a sangrar.
La miro a los ojos, y en ningún momento dejo de hacerlo, a pesar de que mi cuerpo no deja de moverse, de que no dejo de embestirla, cada vez más fuerte, gotas de sudor comienzan a perlar mi piel. Mi cabello agitado, mi cuerpo que se estremece a raíz de cada una de sus caricias. Sonrío y mis labios atacan fieramente los suyos, necesitados de sus besos y del sabor de estos, que parecen ser adictivos y completamente apetecibles.
Mis manos recorren su cuerpo, no queda parte de él que no pueda rozar yo. Es mía. Completamente mía, me pertenece igual que de algún modo le pertenezco yo a ella.
Sonrío al pensar en ello, y mientras ataco sus labios, mientras los beso y atrapo su labio inferior con mis dientes, mordiéndolo, la miro de nuevo fijamente.
Aparto un mechón de cabello de su mejilla. No iba a decirle nada bonito. Yo no era así. Debía habituarse a mi modo de ser, a mi modo de tratarla, porque no iba a cambiarlo. Pero lo que sí podía asegurarle era una verdad absoluta. Yo ahora también era suyo. De algún modo le pertenecía y no podía negarlo.
Acerco mis labios a su oreja, muerdo y succiono su lóbulo y juego con mi lengua en ella. Hasta que sonrío y susurro con voz suave y aterciopelada - desde que te vi quise que fueras para mi. Ahora tengo dos certezas. Tu eres mía, al igual que yo soy completamente tuyo. - confesé. Entonces mis labios se deslizaron a lo largo de su cuello mientras mis manos se posaban en sus caderas, ultimé mis movimientos, embistiéndola con una fuerza nada propia en mi, más fuerte y más intenso de lo que lo había hecho nunca. Deseando demasiado estar con ella. Deseando demasiado complacerla de un modo casi insospechado. Quería hacerla llegar al cielo y susurrar mi nombre. Sonreí satisfecho cuando tuvo un orgasmo, sus gemidos y mi nombre gritado entre ellos mientras se aferraba a mi cabello me hacía excitar todavía más. Sonreí. Gemí. Apreté mis labios con fuerza. Vanidoso. Entonces apretándola contra mi, entre el vaivén de caderas, mientras nuestros cuerpos chocaban con frenesí y salvajismo dejé que mi cuerpo llegase al orgasmo, mi miembro exploto de placer, y me corrí en su interior, sintiendo como la inundaba y como la hacía estremecer. Sus manos se aferraban a mis brazos, lo hacía con fuerza y rasgándome la piel. Cosa que increíblemente me encantaba.



don't trust me
user posted image
user posted image

¿Quieres ver mi baile Sexy?:
avatar
Alexander Markov
Admin

Mensajes : 41
Habilidad: : Poseer almas puras
Raza : Demonio
Tu mayor cualidad : ATRACTIVO

Ver perfil de usuario http://sweetsmellofpoison.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Melissa Picardy el Jue Abr 04, 2013 4:22 pm

Su cuerpo.. el mio, los dos, unidos sin dejar vislumbrar quien es quien, el aire no alcanza a llenar mis pulmones, es demasiada la agitación que a causado el maravilloso orgasmo que el me ha dado, no es el primero, Dios! y espero que no sea el ultimo, ¿Debo tener miedo? el me había mostrado esos ojos negros que intimidaban, pero sus palabras me llenaban mas el alma que cualquier otra cosa en el mundo, Soy Suya! Suya! solo de el.. sentí mi pecho llenarse de algo cálido que no podía saber explicar que es, pero no quiero dejar de sentirlo, no cuando el tiene todo mi cuerpo bajo el suyo, aun siento como se mueve en mi interior, pequeños espasmos de su miembro dentro de mi sexo, mi músculos se contraen cada que los de el se mueven, es un baile de esos que se sincronizan de un modo indescriptible, mis labios se curvan dejando una amplia sonrisa en ellos, lo miro, mis uñas aun están clavadas en su espalda, poco a poco dejo de hacerle daño y mi respiración parece que se regula pero el aroma de el aun me embriaga.
-Si es verdad lo que dices... Alex-
Gemí por un movimiento, no se si involuntario o voluntario de el cuando dije su nombre
-Quiero que me pidas que me quede una noche mas contigo-
¿Que estoy pidiendo? lo asustare.. los hombres... los hombres como el no quieren compromisos y yo lo se bien, bueno no por experiencia pero si que lo se, lo eh visto, lo eh escuchado de los labios de mis amigas en sus noches de fiesta, me muerdo el labio y miro sus hermosos ojos verdes que parecen obscurecerse de vez en vez, no se que me responderá pero ya siento el miedo recorrer mi cuerpo, no dejo de pensar en el, de sentir sus manos sobre mi cuerpo que arde de un modo tan alucinante, ¿Cuantas veces lo hemos hecho en lo que va de la noche y del día? ¿cuatro.. o cinco veces? y aun puedo desear que no salga de mi, que no deje mi cuerpo con ese vació que ya no se como llenar, llevo mi mano hasta su desordenado cabello aun huele a limpio, enredo mis dedos en el y suavemente se lo masajeo, debo tranquilizarme, mi corazón a empezado a latir desesperadamente por la angustia de su respuesta pero ¿Que le puedo decir? cierro los ojos privándome de los suyos, respiro intentando acompasar mi corazón y mi respiración, no quiero abrir los ojos hasta que el me de su respuesta, no quiero que vea mi dolor cuando el me pida que lo deje.. que me vaya y me diga que solo soy... una mas..
avatar
Melissa Picardy

Mensajes : 28
Habilidad: : Simple humana
Raza : humana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Tarde a solas? (Alex M )

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.